Cómo cambiar la cerradura de la puerta

En ocasiones, vosotros mismos podéis hacer un trabajo de cerrajería sin necesidad de llamar a un cerrajero. Es por ello que en este artículo os mostraremos cómo cambiar la cerradura de una puerta para que tengáis la certeza de que vuestra casa está segura. Además, os recomendamos cambiar la cerradura por otra más moderna cada cierto tiempo, para evitar a los ladrones.

Comprar una cerradura para la puerta

Antes de realizar la compra de la nueva cerradura, es importante que toméis nota de las medidas y de la variedad de cerradura que queréis instalar. Eso sí, no desmontéis la cerradura vieja sin antes tener la nueva a vuestro lado.

Os recomendamos que la nueva cerradura que compréis sea antibumping, para que evitéis que algún ladrón pueda abrir vuestra puerta utilizando esta técnica. Asimismo, recomendamos que instaléis una cerradura de la misma marca, para que evitéis hacer modificaciones en la puerta.

Quitar la cerradura

Para quitar la cerradura, primero nos hacemos de un destornillador y retiramos todos los tornillos y resortes que sujetan el manillar de la puerta. A partir de allí, podréis ver las partes internas de la cerradura. A continuación, veréis que el bombín está sujetado por un tornillo largo. Con el destornillador, debéis retirarlo cuidadosamente para no dañar la puerta.

Una vez que el tornillo esté fuera, con la llave de la puerta debéis sacar con mucho cuidado el bombín. En caso de que tengáis muchos problemas para sacarlo, seguramente es porque debe haber otro tornillo que está impidiendo que el bombín salga. Cuando hayáis quitado el bombín, debéis comprobar que tenga las mismas medidas que el anterior, para que no tengáis que modificar el agujero de la puerta.

Poner la cerradura en la puerta

Ya que hemos retirado el bombín viejo, procederemos a colocar el nuevo.

Para poner la cerradura en la puerta, debéis comenzar introduciendo la llave en el bombín para luego colocarlo en el agujero de la puerta. Ponedlo con cuidado, ya que podéis cometer el error de instalarlo al revés. Cuando estéis seguros de que lo habéis puesto de la manera correcta, debéis introducirlo en el agujero.

Es importante que lo fijéis bien para evitar futuros problemas para abrir la puerta. Luego de esto, apretad el tornillo que sujeta la cerradura. Sabréis cuál es el tornillo adecuado, ya que es muy largo.

Comprobación de la cerradura

Antes de continuar con la instalación de las otras piezas, es importante que os aseguréis de que la cerradura funcione a la perfección. Para comprobarlo, meted la llave en la cerradura y giradla, para que podáis ver si funciona bien o mal. Una vez que la hayáis comprobado con la puerta abierta, debéis comprobarla ahora con la puerta cerrada. Os recomendamos intentar esto con una persona del otro lado de la puerta.

Lo más seguro, es que os vaya bien realizando esta prueba, de esa manera sabréis que estáis haciendo muy buen trabajo. Luego de esto, sólo queda colocar los tornillos restantes para asir los elementos decorativos y finalmente disfrutar de vuestra nueva cerradura.

¿No puedo cambiar el bombín, que hago?

Ya os habíamos comentado que cambiar una cerradura no es tan fácil, por lo que es normal que las cosas se compliquen y no podáis realizar el cambio.

En caso de que después de varios intentos no podáis hacer el cambio por algún motivo, lo mejor es que llaméis a un profesional. Llamad siempre a un cerrajero de confianza para que os realice un cambio de cerradura excelente. Por supuesto, no olvidéis solicitar el presupuesto con anticipación y llamar a un cerrajero durante el horario laboral para que el precio sea más económico.

Consejos al cambiar de cerradura

Al cambiar vuestra cerradura, os recomendamos comprar un bombín nuevo que sea de un modelo parecido al que teníais antes, para evitar inconvenientes.

Una vez que hayáis cambiado la cerradura, es importante que todas las personas que habitan en vuestra casa realicen con prontitud el cambio de llaves. De esa manera, evitaréis que a la hora de abrir a puerta se den cuenta que las llaves no abren la cerradura, y que tengáis que llamar a un cerrajero para que les pueda abrir la puerta.

En caso de que la cerradura no abra de manera correcta, tal vez lo que haya ocurrido es que no esté bien encajada. Por lo tanto, debéis volver a encajarla hasta que funcione perfectamente.

Por último, no olvidéis adquirir un modelo de cerradura con europerfil y por supuesto, con sistema antibumping, para que el cambio que realicéis sea de calidad y con buena seguridad.